Un verano en el que aprender jugando

El verano suele ser por excelencia la temporada que más gusta a nuestros retoños ya que es cuando están de vacaciones, se acuestan tarde, se levantan a la hora que quieren, se bañan en la piscina, la mayoría visita la playa, hay quien por trabajo los manda incluso con los abuelos, unos al campo y otros a la costa y sin normas ni rutinas suelen estar como auténticos marajás. Lo que ocurre es que las vacaciones de verano no son como el resto, no podemos compararlas con las de navidad o con la de semana santa ya que son muy diferentes, las otras son de apenas una semana y con las de verano les da tiempo hasta para aburrirse. Es por esto que los padres deben ser precavidos, tenerlo en cuenta y poner remedio antes de que sea demasiado tarde, la última semana de julio y las dos de julio son las que podemos considerar como desmadre, pero el resto hasta la vuelta al cole podemos considerarlas como un verdadero pulso para quienes los atienden que son los que deben hacer todo lo posible para que los días sean mucho más amenos.

Hay diferentes maneras de que los niños estén entretenidos, una es la piscina en ella disfrutan mucho y se les pasa el tiempo volado, lo que ocurre es que tampoco es buena idea que estén todo el tiempo en el agua, sobre todo a las horas de más calor, así que hay que buscar otro tipo de entretenimiento para que no se terminen aburriendo después del baño. Son muchos los abuelos que les hacen muchos de los juegos de su infancia, muchos juegos de carta, como el tute y el cinquillo suelen ser de sus preferidos, el parchís suele gustar también mucho a los niños, y como modo de aprendizaje siempre se puede echar mano de juegos educativos, sé de gente que entra en hipermaterial y consigue una buena variedad de juegos didácticos a los mejores precios.

Así que si eres de los que tiene el mismo problema lo mejor es echar mano de este tipo de juegos, a los niños les suele gustar bastante ya que hay diferentes opciones entre las que elegir. Disfruta del verano sabiendo que tus hijos van hacer de todo menos aburrirse y que al mismo tiempo van a poder aprender mucho más de lo que te imaginas.