La arritmia cardiaca: cuando el corazón quiere decirnos algo

La arritmia cardiaca es una irregularidad que puede presentar el compás del corazón. Esta afección está asociada a gran variedad de factores que perturban los impulsos eléctricos cardiacos, haciendo que el órgano cambie drásticamente sus latidos, funcionando muy rápidamente, muy lentamente o intermitentemente.

El padecimiento puede ser inofensiva, surge sin previo aviso y puede desaparecer sin tratamiento. Sin embargo, no hay que confiarse. Nada que cambie el comportamiento normal del cuerpo, y de un órgano tan importante como el corazón, puede desestimarse. Debe ser estudiado y determinar sus causas.

Hay tratamientos muy simples para la arritmia cardiaca, que la controlan, independientemente de su manifestación: rápida, lenta o irregular. Pero solo con estudios a fondo, electrocardiogramas y otros exámenes, se puede determinar exactamente qué la causa.

Dentro de las variantes de este mal cardiaco hay una que es bien preocupante llamada fibrilación ventricular. Ésta provoca que el corazón dispare sus latidos rápida e irregularmente, sin bombear sangre, lo que hace que la presión arterial se desplome y la gente cae al piso inconsciente.

Consejos para sobrellevar la enfermedad

  • Ten el número de tu medico a la mano: apenas sientas cambios drásticos en los latidos de tu corazón es hora de llamar a los especialistas. El comportamiento de este tipo de afecciones a largo plazo y por cuenta propia, son indescifrables.

Nunca se debe dudar el ir con los especialistas en el tema para que hagan los estudios y tratamientos pertinentes para el control y además dar las recomendaciones para evitar que se presenten nuevamente.

  • Compra un reloj pulsómetro: estos dispositivos han venido a revolucionar el mundo del cuidado cardiaco. están al alcance de todos, son eficaces, vistosos, poseen muchas funciones, pero lo más importante: te permiten monitorear el comportamiento de tu corazón.

Dentro de las innovadoras posibilidades del reloj pulsómetro para aquellas personas que padecen de arritmia, está el hecho de que se puede colocar una alarma que indique el mal funcionamiento del corazón apenas empiece a suceder.

Esta opción del reloj pulsómetro es muy valiosa, sobre todo si el ataque se manifiesta cuando se está durmiendo, pudiendo tomar las medidas de manera inmediata y avisar a los allegados para evitar males peores.

  • Cambia tu dieta: nunca estará de más mejorar los hábitos alimenticios. Una alimentación adecuada puede controlar los detonantes de las arritmias. Combinar esto con el uso de los mejores pulsómetros por prevención, es una decisión sabia.
  • Baja de peso: si la balanza se inclina en tu contra, hay factores de riesgo mayores. El sobrepeso nunca será un buen aliado en estos temas. Haz ejercicio y chequea tu pulso con un buen pulsómetro sin banda, lo demás viene solo.

Hay infinidad de rutinas de ejercicio que puedes hacer para lograr perder el peso no deseado. Usa la que más se adecúe a tu estilo de vida.

Las arritmias cardiacas no son un juego

No esperes más, contacta a un especialista, hazte con un buen pulsómetro y cambia para mejor tu vida. El tiempo pasa rápido y puede ser que una hora más de espera, sea demasiado tarde.